Aseo o Higiene personal

Personales

El cuidado personal comprende las habilidades relacionadas con el aseo, la comida, el vestido, la higiene y el aspecto personal.

En nuestra sociedad, donde la imagen es tan importante para las relaciones personales, una apariencia externa descuidada puede ser suficiente para producir un rechazo social que impida la inclusión en la comunidad. En la vivienda es donde se ha de desarrollar el cuidado de uno mismo y en donde se han de potenciar todas las habilidades y destrezas de la autonomía personal. Indicamos a continuación las buenas prácticas que han de potenciarse en relación con la habilidad adaptativa referida al cuidado personal:

  • Llevar a cabo el aseo e higiene personal: Realización de actividades de higiene y cuidado personal de forma autónoma (desarrollo personal).
  • Tener intimidad: Mantenimiento de la intimidad en las actividades de cuidado personal que lo requieran (bienestar material) y respetar la intimidad de los compañeros en el cuidado personal.
  • Ayudar a los demás: fomentar la ayuda entre todos los miembros del hogar cuando las necesidades de alguno de los miembros así lo requiera (relaciones interpersonales).
  • Utilizar los instrumentos propios del aseo personal: Utilización de los enseres necesarios para un adecuado cuidado personal y la propia elección de ellos (bienestar material y derechos)
  • Comer sanamente: Desarrollo de hábitos alimenticios adecuados (desarrollo personal). Para conseguirlo, es preciso:
  • Identificar enfermedades: Manifestación del malestar físico (bienestar físico). Para conseguirlo, es preciso
  • Tener un buen aspecto: Decisión sobre la apariencia personal (autodeterminación).
  • Cuidar la imagen externa: Mostrar un aspecto adaptado a los diferentes entornos de la vida social (inclusión social).
  • Ser autónomo en el hogar: Aplicar las habilidades adquiridas y realizar las actividades habituales del hogar, colaborando en la consecución de las tareas comunes.